El camino español por mar. La desmovilización de los tercios en Flandes tras la paz de Cateau-Cambrésis [1559-1561]

He tratado recientemente el envío de tropas a las fronteras de Flandes durante las guerras con Francisco I en 1522 - y la escolta del Emperador en 1520 - ahora me iré al otro extremo de este periodo de disputas con la corona francesa  con un artículo sobre la desmovilización de las tropas españolas en las fronteras de Flandes tras acordarse la paz con Francia en virtud del tratado de Cateau-Cambrésis, firmado el 3 de abril de 1559 entre Felipe II de España y Enrique II de Francia.

La intención de Felipe II era mantener tropas españolas en los Países Bajos, fiables por su lealtad al monarca así como por su efectividad en el combate, pero los Estados se opusieron a ello, argumentando el coste que suponía su mantenimiento, pero sobretodo, por el recelo que les causaba la permanencia de una guarnición, que, siguiendo el modelo de los tercios de Italia, convertía los Países Bajos en una provincia militar española, y los Estados, de esa manera, quedaban más sujetos políticamente a la corona [1].

Los argumentos que aportaban los Estados para exigir la repatriación de los tercios eran razonables y bien expuestos: las tropas causaban ultrajes, opresiones y pillajes a la población civil, y siendo extranjeros, eran más difíciles de castigar que las guarniciones compuestas por soldados naturales del país. Además, se veía un agravio en despedir a los infantes nativos, y mantener a sueldo a los extranjeros, sueldo que debía pagarse por las gentes del país, quedando, asimismo, reducido el dinero disponible para sufragar la caballería local, las bandes d'ordonnance  [2].

Felipe II insistía en la conveniencia de mantener 3000 españoles en las guarniciones de la frontera, disponibles para acudir a cualquier contingencia que se presentara en caso de necesidad, y que los problemas que las tropas podían llegar a causar, se solventarían en cuanto estos quedaban satisfechos al recibir su soldada puntualmente. Además, dichos soldados quedarían bajo la autoridad del príncipe de Orange y del conde de Egmont, lo que redundaría en beneficio de la disciplina de los infantes y de la seguridad de los naturales del país. Felipe II, asimismo, intentó ganar tiempo, y expuso que la permanencia de las tropas sería temporal, por espacio de unos meses [3].

5 de junio de 1568. Tropas españolas asisten a la decapitación de Philippe de Montmorency, conde de Horn, mientras el cádaver del conde de Egmont yace frente a él. Entre los militares se encontraba Julián Romero, maestre de campo del Tercio de Sicilia, que había servido a sus órdenes durante las guerras con Francia.
Felipe II marchó a España, y dejó en Flandes las tropas, pero los Estados se negaron a aportar los fondos para sufragar su mantenimiento, por lo cual, Felipe II acabó tomando la resolución de enviarlos a Italia, en un momento - tras el desastre de los Gelves - en el que la infantería española acababa de perder a varios miles de soldados [4]. Pero esta solución razonable a un conflicto latente, como veremos, sería resuelta tras varios meses de demora.


Bravos y magníficos soldados por salario razonable

En Flandes quedaban 17 banderas de infantería con 3.500 españoles, cuyos maestres de campo eran don Juan de Mendoza y Julián Romero [5].

Estando los soldados desocupados, y siendo muy valorado su servicio por todas las naciones, tanto franceses como ingleses quisieron reclutar algunos de ellos. Algunos infantes pasaron au service de prince ou potentat estrangier, mientras que otros abandonaban la "ingrata" Flandes marchando a España a la deshilada, en grupos de 6 u 8 soldados dejando sus banderas y el servicio en unas guarniciones en las que no recibían sueldo [6].

Los ingleses temían en abril de 1560, que viniendo los franceses a Escocia ayudados de 5000 o 6000 soldados españoles, sufrirían y la Reina sería derrotada, siendo el español  "a brave and a superbe soldate", según el consejero Nicholas Wotton, que los conocía bien, por haberse hallado como embajador en el campo del Emperador en anteriores ocasiones [7].

El rumor de la venida de dicho contingente tenía una base real, pues Felipe II había prometido la asistencia de tropas al rey de Francia para la empresa de Escocia, y daba instrucciones para que Madame de Parma "dexase a los franceses servirse de los navíos y españoles que hay en Flandes por salario razonable" [8].

Los conflictos religiosos en Francia hicieron que, finalmente, Francisco II desistiera de meterse en berenjenales en tierras extranjeras, mas durante un tiempo, sopesó Felipe II "acudir a lo de Escocia" para apoyar a los católicos escoceses frente a los protestantes y sus aliados ingleses, empleando en ello a las tropas españolas acantonadas en Flandes.

El paso de soldados españoles al servicio de príncipes extranjeros, en este caso, por lo que parece, no fue muy significativo, y si los dos tercios contaban con 3.500 hombres en 1559, eran unos 2.700 a su marcha en enero de 1561, y buena parte, sino la mayoría, simplemente marchó a España.

Retirada

Felipe II dio instrucciones a Margarita que preparase el envío de las tropas a España, y ella respondía en marzo que debía ocuparse de meter no menos de 3.200 infantes en 16 banderas a la guardia de las fronteras en su sustitución. Los estados, eso sí, debían ser los encargados de financiar la flota que les transportara, así como de pagarles los sueldos y pagar los sueldos de las tropas que les sustituirán en la defensa de las plazas fronterizas durante tres años [9.1].

Había dos buenos momentos en los cuales la infantería española aprovechaba para plantarse y reclamar con firmeza las pagas: tras combate, o a la hora de que se les ordenase un desplazamiento importante.

Egmont sabía bien que los soldados no se embarcarían sin haber recibido las pagas, y así apelaba a los estados de Flandes que no hubiera dilación en acordar el subsidio. Pero no dejándose llevar por las buenas palabras de los gobernadores se iniciaba un proceso de tira y afloja, negándose algunos estados incluso a sufragar la defensa de la frontera, estimando que dicho gasto debía ir a cargo del rey.

Felipe II enviaba por letras dinero para pagar tres meses de sueldo a los españoles, pero en marzo de 1560, Margarita le informaba que el Consejo había determinado no pagarles el sueldo, sino darles un socorro y retener el dinero para pagar los hospedajes [9.2].

En todo caso, Felipe II jugaba un doble juego, pues instruía a su hermana y a Granvela para que trabajara para que los españoles se quedarán en los Países Bajos [10]  estimando que los Estados se enzarzarían en debates y querellas antes de tomar una resolución, y que en el tiempo la situación podía cambiar, a pesar de los problemas económicos y las protestas que generaban su presencia allí [11]. Tanto el Rey como Egmont, sabían bien que los españoles no se avendrían a embarcarse sin haber sido pagados, al menos, no sin alterarse ni hacer desórdenes.

Felipe II tenía un motivo de peso para que los españoles no partieran, y es que desconfiaba no se les fuera de las manos a las autoridades locales el control en materia religiosa, y la protestante dejara de ser una religión marginal y fuertemente perseguida, para convertirse en una religión tolerada por unos gobiernos provinciales sin fuerzas o sin ganas para combatirla [12]. Las tropas españolas, por contra, ejecutarían las órdenes que les diesen el Rey y la Gobernadora.


En el alma siento ver partir la infantería española 

En tales términos, como he titulado este sección, se expresaba Granvela en carta al rey Felipe II... en carta de 17 de marzo de 1560. Porque la partida se produjo finalmente nueve meses más tarde de que el entonces obispo de Arras transmitiera sus lamentos a su señor.

En octubre de 1560, Granvelle se ufanaba de que no había "sido poco haverlos podido entretener quatorze meses so color de que los estados no otorgavan lo que seles pedía".

Las tropas se habían desplazado desde las guarniciones de las fronteras a los puertos de las costas de Holanda e islas de Zelanda donde debían embarcarse, teniendo algunas refriegas por los lugares que pasaron [13]. Habían sido sustituidos por dos mil infantes [14] - siendo necesarios mil más hasta el número de tres mil - y todavía en esta fecha, los Estados no habían realizado la contribución, no queriendo dar ni "un maravedí hasta que los vean hechos a la vela", ni siquiera para pagar las bandas de ordenanza, o sea, los hombres de armas o caballería pesada del país.

En octubre se habían embarcado los soldados con poca voluntad de marchar a España, pues consideraban que llegando allí serían despedidos, siendo su deseo expreso ser despedidos en Zelanda e ir "de buena gana a Italia a buscar sueldo", para poder seguir siendo soldados [15]. A los navíos [16] habían sido enviados comisarios para tomar muestra y dar pagas, hallándose por las pasadas muestras 2.700 soldados, aunque se dudaba fuera una cifra cierta. 

Transcurrían los meses de noviembre y diciembre aguardando que les viniera viento para poder marcharse, y Felipe II todavía escribía a su hermana para ver si podía demorar la estancia de los españoles en los Países Bajos.

La estancia en los navíos era muy incómoda. De hecho, las condiciones normalmente insalubres de las embarcaciones, con el hacinamiento, que se veían agravadas estando en el puerto, hicieron necesario que los oficiales, incluidos Mendoza y Romero, dieran ejemplo permaneciendo con sus compañías mientras llegaba la ocasión propicia, con viento del norte, y no de poniente, como hasta el momento tenían, para hacerse a la vela. 

La instrucción que daba el rey a 9 de diciembre era que fueran enviados hasta Laredo, donde desembarcarían, y caminando hasta Cataluña, debían embarcarse en galeras para marchar a Italia, pero indicaba Felipe II que si muchos soldados particulares deseaban marchar pronto, debía permitirse que se enviaran por tierra a Italia, pero que no se hiciera a la deshilada "fil a fil", o sea, en pequeños grupos, sino con oficiales y sin deshacer las banderas, y que por ese medio disminuiría el gasto en mantenimiento, pagas y transporte. 

Con esta instrucción se daba satisfacción a los soldados que querían seguir sirviendo al rey - así debía transmitírselo Margarita a los soldados - y el rey aprovechaba la experiencia de estos soldados que habían luchado contra Francia durante años. 

Y el 10 de enero a mediodía se producía, por fin, la anhelada por unos, y lamentada por otros, marcha de las tropas españolas, pasando de Calais a Dover y haciendo la "vuelta de Inglaterra" para después entrar en el "mar de España", previendo que la navegación durase 7 días. 

El viaje no debió ser bueno, pues los barcos se dispersaron, y unos llegaron a la Coruña [17], otros a Ribadeo y otros a diferentes puertos del cantábrico, pasando algunas naves por Portugal, desembarcando en Cádiz [ver nota 20 para más información sobre la travesía de Julián Romero]. 


La Goleta, Sicilia, Nápoles - El Tercio de Flandes en el naufragio de La Herradura


Julián Romero, maestre de campo del tercio
de Sicilia, y caballero de Santiago
El 7 de junio de 1561 se informaba de que las 17 galeras que Juan de Mendoza había llevado de España a Sicilia con los 2.500 españoles que estaban en Flandes, navegaron desde Ostia esa semana sin ver barco alguno de los que estaban haciendo tanto daño en ese mar [18],[19].

A este transporte de los 2.500 soldados en las galeras de España a cargo del capitán general Juan de Mendoza, hay que sumarle el transporte de las tres compañías a cargo de Julián Romero, que llevaba cargo de la suya, la de Antonio de Peralta, y la de otro capitán, del que no conocemos el nombre. Julián Romero será destinado a la Goleta, donde se hallará - al menos - entre finales de mayo de 1561 y enero de 1562 [20], destino habitual de los soldados del Tercio de Sicilia entre 1535 y 1574 [21].

Recordemos que eran un total de 17 banderas en los dos tercios, así que serían 2500 soldados llevados en las galeras de España a Sicilia, y las tres compañías dejadas como guarnición en La Goleta.

En 1562 se prepara en socorro de la plaza de Orán, y se organiza una armada a cargo de Juan de Mendoza. Se saca del presidio de la Goleta 1.283 soldados de la gente extraordinaria que había en él, tanto las cuatro compañías de Nápoles, como "las tres que vinieron de Flandes" [22] transportados a Nápoles por las galeras de Andrea Doria.

Se embarcaban 13 compañías con 1.836 hombres [1183 arcabuceros y 653 coseletes], unos 57 soldados por cada una de las 32 galeras, cuando la previsión era de 60 [23].

En principio, la gente extraordinaria de La Goleta debía embarcarse con Juan de Mendoza, pero a 26 de julio se hallaban embarcados únicamente los dichos 1836 soldados y la flota partía para Cerdeña, siendo Andrea Doria el encargado de recoger las compañías de La Goleta y dejarlas en Nápoles.

El viaje Cerdeña-Génova-Marsella-Barcelona-Valencia-Cartagena-Málaga se hace bien, pero una fuerte tormenta hará que Juan de Mendoza decida abandonar el abierto puerto de Málaga para buscar refugio en la bahía de La Herradura, donde un cambio del viento hará hundir 25 de las 28 galeras que se hallaban a su cargo.

Aquí hay dos referencias notables al desastre de La Herradura, en el cual murieron muchos valerosos capitanes, "y gran parte de los españoles del Tercio de Flandes":
vna nuona perdita, e gran diſgratia ch‘al Re Filippo in Mare, nel precedente meſe d'Ottobre era occórſa, nella Coſta di Malega,ſopra Herradura; doue per fortuna di Mare,quaſi tutte le Galere di Spagna,in numero di vent’orto,o tréra ſi ſraccaſsarono, e ſi ſommerſero. Efsendoſi annegato il Generale di eſse Don Giouanni de Mendozza, con molti valoroſi Capitani: e gran parte de gli Spagnuoli del Terzo di Fiandra.La qual diſgratia, fu ſtimata poco minore della Rotta delle Gerbe.
Dell'istoria della sacra religione et ill.ma militia di San Giovanni Gierosolimitano di Iacomo Bosio parte terza, f458

También Fernando Moyano, escribió un poema sobre el suceso, y el autor, superviviente de la catástrofe, se identificaba como "soldado de la infantería española del Tercio de Flandes".
Obra nuevamente hecha sobre el desastrado subcesso que a las galeras de España y de Levante subcedio Lunes diez y nueve de octubre de mil y quinietos y sesenta y dos años en el puerto de la herradura. [24]

Amén de estas dos referencias, existe la relación de Martín de Figueroa, testimonio del suceso, donde indica que "De los que se ahogaron todos los más eran soldados y gente principalmente porque venian en las galeras 13 banderas viejas de la gente de Flandes". [25]

Gente de Flandes, que, recordemos, se habían embarcado en Nápoles, donde parece que residían. Sin embargo, en ninguna carta aparecen mencionados como Tercio de Flandes, y no se nombra entre los embarcados a ningún maestre de campo.

Vemos pues, que de las 17 banderas que vinieron de Flandes a Italia en 1561 lideradas por Juan de Mendoza y Julián Romero, tres acabarían en La Goleta - y serían trasladadas al reino de Nápoles en 1562 - y otra pudiera ser la que se perdiera con el capitán Antonio de Peralta en San Juan de 1561 en las siete galeras apresadas por Dragut. Las otras trece pudieran ser las trece que se hundieron en La Herradura, pero no hay certeza que así fuera, pues bien podrían haberse embarcado compañías del tercio ordinario de Nápoles.

En tal caso, aquellos versos que cantaban: "España mi natura, Italia mi ventura y Flandes mi sepultura", quedan algo trastocados, yendo a morir los soldados que habían servido años en las fronteras de Flandes contra los franceses en las playas de España, tras haber pasado poco más de un año de servicio en Italia.


Que a donde el enemigo llama, es menester acudir

No ha sido nunca objetivo del que esto escribe analizar aquí las políticas de los soberanos de España, materia sin duda importante en el estudio de la historia militar, pero, como hemos podido ver, los soldados, amén del estricto papel militar, tenían un importante papel en clave política.

Su financiación era siempre un problema y la valoración que de ellos hacían los príncipes que los empleaban en sus guerras dinásticas, y los súbditos que los habían de costear y soportar en su tierra era muy diferente.

El Cardenal Granvela expone en una carta dirigida al rey en octubre de 1560 esas dos posiciones antagonistas, por un lado, la del monarca, resumida en la expresión que da título a la sección: "que a donde el enemigo llama, es menester acudir". Y por otro, nos ofrece la posición de los estados en relación a las guerras mantenidas, fundamentalmente contra la corona francesa: "que la guerra no era a causa d'estos estados, sino a razón de querer los reyes de España tener pie en Italia".

Los soldados podían servir tanto para mantener guerras con otros príncipes y naciones, para adquirir nuevas tierras o defender las heredadas, o podían servir para mantener sujetos a los súbditos, como mecanismo de presión política. En una época en que el gasto militar podía comerse el 80-90% del presupuesto del estado, el equilibrio entre el deseo de mantener unas tropas profesionales siempre a disposición y la capacidad de costearlas, era muy precario.

El descontento de 1559-1561 por la presencia de tropas extranjeras en guarnición, anticipaba, quizá, el sentir de muchos naturales de los Países Bajos cuando los españoles se convirtieron en tropas de ocupación en guerra viva unos años más tarde, pero sin duda el episodio de la retirada de los dos tercios pone en evidencia la fuerza que tenían los estados para hacer valer su posición frente a su señor.

El papel jugado por los señores soldados fue menor, pero lo hemos visto, tenían voluntad, sabían expresarla, y eran escuchados, aunque no siempre fueran atendidos.


Notas

[1] Cardenal Granvela al Rey, Bruselas, 10 de marzo de 1563. La valoración es muy posterior a los hechos narrados, pero el juicio es extrapolable:
Una cosa havia pensado que como se muestra universalmente aqui tan mala satisfaction de todos quantos hay de la nacion Española en estos Estados, lo qual parece que nasce dela sospecha que tienen de que se tenga fin de subgectar los à los Españoles , y reduzir los à la forma que estan las provincias de Italia que son debaxo dela Corona d'España, que no se que mal spiritu les baya puesto esto en la cabeça séria bien quitarles esta mala opinion y ruin voluntàd que à la nacion tienen.

Concluía Granvela que Felipe II debía demostrar a sus súbditos de los Países Bajos mayor aprecio, para que de esa manera, se sintieran reconocidos, y no como segundones, o hijos bastardos:
es bien hazer de manera que conoscan que los tiene por hijos, y no que piensen que solos los de Espana sean legitimos, que son las palabras deque aqui y en Italia se usa,

[2] Remontrance adressée au roi par les états généraux pour le renvoi des troupes étrangères y et pour que les affaires fussent administrées de l'avis des seigneurs du pays, en Collection de documens inédits concernant l'histoire de la Belgique, I, p.323-325. Respecto a las bandes d'ordonnance, p.330

La queja no sólo iba por el aspecto militar, sino por la parte gubernativa, al rodearse la gobernadora Margarita de consejeros españoles:
"Rodeada de espíritus españoles, a los que aquí se detesta a muerte... nada está aquí bien dicho, bien hecho o bien considerado a menos que lo diga y haga un español y en español" Valoración del embajador francés citada por Parker en "España y la rebelión de Flandes".

En el original de la letra vemos que la valoración está vinculada fuertemente al tira y afloja sobre la presencia de las tropas:
Par où vostre majesté jugera trop mieulx si le malcontentement de ce peuple est mal fondé, joint qu'on leur laisse, oultre cela, en frontières quelque nombre d'Espaignols, contre lesquels les Estats de par deçà ont infiniment combattu, et présenté par escrit quatre ou cinq requestes à ceste fin (en vain touttefois); car rien n'est bien dict, bien faict, ne bien pensé qui ne soit en hespaignol et d'un Espaignol

[3] Respuesta dada a los diputados de los Estados Generales, a 9 de agosto de 1559.

Respecto al gobierno de los Tercios o "tertios" por Orange y Egmont, véase la carta de Margarita a Guillermo de Nassau de 13 de septiembre de 1559:
Quant au repartissement des Espaignolz qui sont sous vostre charge et soubz M. d'Egmont, affin que chacun des tertios soit plus uny, il ha semblé le plus expédient de faire changement au billet de sa M., et que le tertio de M. d'Egmont debvroit estre en son gouvernement, et ès lieux plus voisins d'iceluy, et que les aultres qui sont soubz vostre gouvernement, se repartissent sur la frontière de Luxembourg et de Haynault

Las guarniciones de frontera principales eran Arras, Marienbourg, Philippeville y Thionville, plaza que guardaba el Ducado de Luxemburgo, a donde debían acudir los soldados españoles tras entregar a los franceses las plazas ganadas durante la guerra en las cuales se alojaban: San Quintín, Ham y Chatelet.

Julián Romero quedó como castellano de Damvillers, con su compañía y la del capitán Montalvo, que sin duda ha de ser el Hernán Núñez de Montalvo que estaba a cargo de 260 soldados del tercio de Navarrete en julio de 1557. El 17 de octubre de 1559, Romero había excusado la entrada de la "media compañía de Periche" en la plaza, "que los franceses dexaron tan arruynada". Un Periche de Cabrera estaba a cargo de 151 soldados del tercio de Cáceres en 1557.

[4] Muchos de ellos fueron apresados por los turcos y echados a galeras, y algunos de ellos, serían liberados años más tarde, tras pagar rescate, como fue el caso del capitán y futuro maestre de campo, Lope de Figueroa.
21 capitanes muertos del Tercio de Lombardía, 8 del de Nápoles y 14 del de Sicilia: datos recogidos de "La Antemuralla de la Monarquía. Los Tercios españoles en el Reino de Sicilia en el siglo XVI", de Carlos Belloso Martín.
Monchicourt da la cifra de 5000 muertos y 7000 cautivos, sin distinguir nación ni oficio - soldados o marineros. Con los restos de los infantes muertos se edificó la famosa "torre de los cráneos" o de las calaveras.

Parker escribe sobre este episodio: "Los veteranos perdidos ante Trípoli representaban toda una generación militar cuya sustitución llevaría años".

[5]  Antonio Carnero indica que son Pedro de Mendoza y Julián Romero los maestres de campo en los Países Bajos en su Historia de las gverras civiles qve ha avido en los Estados de Flandes des del año 1559. hasta el de 1609. y las cavsas de la rebelion de dichos estados, folio 6, impresa en 1625, pero doña Margarita les nombra don Joan/Jehan de Mendoça et Julien Romero en su correspondencia.

Sobre la vida y hechos del capitán Julián hay abundantes datos. Véase, como brillante resumen, Julián. Un héroe español en Flandes: entre el príncipe de Orange y el duque de Alba, artículo del profesor Raymond Fagel, en el que narra de forma breve el traslado de su tercio que aquí trato.

[6] [...] temía que no eran tantos los españoles como el Rey [de Francia] pensaba, porque ellos mismos sabían que cada día pasaban por aquí para España a seis y a ocho, y los quería avisar antes desto, porque hallando menor número no pensasen que se los encubrían por tener poca gana de acomodarlos. [v. Carta de Antoine Perrenot, obispo de Arras, primer consejero de Estado de los Países Bajos y futuro cardenal de Granvelle, a Felipe II, 30 de marzo de 1560. Archivo Documental Español. 1. Negociaciones con Francia 1559-1560]

El apunte es ciertamente curioso, máxime cuando hacía poco más de un año que franceses y españoles habían dejado de matarse, y de retenerse numerosos soldados y oficiales presos en galeras, destino común en el mediterráneo de los soldados vencidos y apresados en combate.

Se puede interpretar pues, que entre los de aquella generación, había no pocos hombres prácticos, cuyo comportamiento no venía determinado por las ideas nacionalistas propias del romanticismo decimonónico, sino más bien por el deseo de ver retribuido su esfuerzo y trabajo.

Respecto a la contratación por ingleses, véase la carta de Margarita a Felipe II, de 6 de enero de 1560:
Aussi, monseigneur, comme l'on est informé que aulcuns soldars espaignolz, de ceulx estans par deçà, se desrobent secrètement de leurs compaignies, et se laissent retenir au service d'Angleterre contre Escosse,

La gobernadora temía que dichos soldados que pasaban "au service d'Angleterre contre Escosse" fueran tomados por los franceses, o llegados a Gran Bretaña, quedarán allí infectados por las doctrinas heréticas, por lo que sugería que el rey despachará mandato para que:
sur paine de la vye, que nul soldart se avançast aller au service de prince ou potentat estrangier, qui que ce fût. Et cela pourroit servir pour par deçà et les aullres pays.

El edicto se envió y estaba publicado a mediados de marzo de 1560.

El embajador de Inglaterra protestó que "algunos de los españoles que están en Flandes toman sueldo de franceses para pasar en Escocia", a lo que el Cardenal Granvela, hombre avezado y de buena memoria respondía que "después del tratado de Crepi, el Rey Enrico de Inglaterra recogió vasallos de Vuestra Majestad a su sueldo y no sabía como se podría estorbar ahora a los franceses lo que se consintió entonces al Rey Enrico". [Archivo Documental Español, Negociaciones con Francia 1559-1560]

De este episodio que rememoraba Granvela, tras la Paz de Crépy establecida entre las corona francesa y española en 18 de septiembre de 1544, acabó siendo protagonista destacado el maestre de campo Julián Romero, que lideraba, como está dicho [ver nota 5] uno de los dos tercios presentes en los Países Bajos en 1559-1560.
Romero fue, entre otros muchos españoles, mercenario y caballero al servicio de Enrique VIII entre 1545 y 1551, y este episodio, sin duda, merece artículo particular.

[7]  Véase Calendar of State Papers related to Scotland and Mary, Queen of Scots, 1547-1563.

[8] Véase, carta de Perrenot a Felipe II, 30 de marzo de 1560. Archivo Documental Español. 1. Negociaciones con Francia  [1559-1560].

[9.1] Está publicada la proposición que el conde de Egmont hizo a los estados de Flandes al respecto. Cabe suponer que las propuestas a los demás estados serían en idénticos términos, aunque las cantidades a aportar proporcionales a su población y riqueza.

[9.2] Thomas Chaloner escribía a William Cecil en enero de que a los soldados no se les daba la paga, porque una vez entregada - incluyendo los atrasos - dejarían el servicio del rey y se pasarían a servir al rey de Francia, pues el rey de España los quería enviar a Orán en Berbería en empresa contra Argel el verano próximo, algo que los infantes no deseaban.

Había otro motivo de peso para que los soldados no quisieran partir a España, y es que muchos estaban casados en el país, y podrían ser inquietados por cuestiones de religión, según valoración hecha por Richard Payne. Lo que interpreto es que - según Payne - un español con esposa flamenca, sería sospechoso de haberse contaminado con doctrinas heréticas.
 [v. Relations politiques des Pays-Bas et de l'Angleterre, sous le règne de Philippe II, tomo 2]

Luego también había soldados que no podían retornar a España por causas diversas. La carta de recomendación de Julián Romero para uno que se quedaba en los Países Bajos no es demasiado clara, pues no expone los motivos. Dice así:
"por ciertas cosas que el no puede entrar en España se queda por aca y me ha rogado y suplicado que yo suplicase a VS que le diese una plaza de hombres de armas en su compañía y aunque yo sé que la hará de mal a VS de darsela por ser extranjero". Julián Romero le demandaba Orange le diera una plaza de soldado en la banda d'ordonnance que el príncipe tenía a cargo, y lo pedía como favor personal, asegurando que el soldado era "hidalgo y muy buen soldado y está muy bien en orden de armas y caballos". Carta de Romero a Orange de 24 de octubre de 1560

[10]  Carta de Felipe II a Granvelle, 7 de marzo de 1560:
y cierto muy â propôsito séria, hasta ver el fin destas cosas, que los Españoles se detubiesen, como lo apunto à my hermana en frances, aunque no se como se pudiesen pagar alla; lo veréys todo y veréis lo que se podrá y combendrá hazer, y pluguiesse à Dios quo yo pudiese hazer lo que deseo en benelicio de essos estados y por fortifîcallos , que entiendo cuanto combiene y que séria la mayor seguridad por la paz 

Carta de Granvelle al Rey, octubre de 1560:
Conferi con su Alt. sobre el negocio de la quedada aqui de los Espagnoles, y se han intendado todas las vias humanamente possibles, mas enfin no veo forma ny camino que, sin poner estos estados en manifiesto peligro de subita rebuelta, se pueda diferir la excecucion de su yda, si el tiempo lo consiente

[11] Carta de Granvela al rey, de 12 de mayo de 1560:
Los Españoles han quedado hasta agora sin ruido, para dar reputacion à las cosas destos estados, y sin que pueda haver justa causa de quexa en la dilacion de su partida, pues con haverles pedido el sueldo de la génte que se ha de poner en lugar dellos se espéra que se verná a dos fines buenos : el uno cargarse los estados deste entretenimiento, y el otro que esta dilacion de la partida que cumple al senicio de V. M. le baze sin que puedan dezir que falte por V. M. que no se cumpla lo que ellos han desseado ; mas el mal que hay es lo que Madama escrive, que passa adelante el sueldo de la gente y falta la consignacion , y si , despues de otorgada por los estados la ayuda, se huviesse de entretener à esta causa la gente, ó que por falta de la paga succediesse algun desorden, podria succéder algo de que se recibiesse infinito dano. 

[12] Carta del rey a Granvela, 7 deseptiembre de 1560:
ténia y tengo todavia gran contentamyento de lo que el otro dia m'escrivistes de haverse confésado y comulgado esta Pascua ay en Bruselas 6000 personas mas que las otras; y cierto por lo que siento la salida de ay de los Españoles es porque temo que salidos ellos los malos se han de desvergonçar mas en esto de la religion que lo hazen aun agora

Esto no solo lo sabía el rey de España, sino la reina de Inglaterra, favorecedora de los calvinistas:
si se acavasen ya de ir los Españoles que governavan en Flandes, a sus Indias o a su España a tostarse debajo de aquellos climas ardientes, ella [la Reina Isabel] sabe que en esos paises [Países Bajos] la religion floreceria porque habia en ellos hombres principales que eran de ella. 
Carta del obispo de Aquila al conde de Feria. Londres, 18 de noviembre de 1559

[13] Julián Romero, de camino a Namur desde Damvillers - en carta a Guillermo de Orange de 4 de octubre de 1560 - relaciona "desórdenes y desvergüenzas" de los soldados en Marienbourg y Philippeville, a donde acudirá "para remediar algo y hacerlos salir con diligencia". Romero se ufanaba que las dos compañías que habían dejado Damvillers - la suya y la del capitán Montalvo - iban muy pacíficas y aseguraba "que aunque las otras compañías sean ruines a estas dos yo las meto en Zelanda sin que haya desorden". Atribuía Romero los desórdenes de los soldados a la condescendencia de los capitanes ya que según él "hay algunos capitanes que tienen mucha miel para sus soldados y esta es la causa que muchas veces los soldados se desvergüenzan con sus capitanes".

Las fricciones con los locales también se producían cuando estos, por ejemplo, les negaban la entrada a sus poblaciones - como fue el caso de Villa Vorde, o Vilvoorde - a pesar de tener orden de la gobernadora para darles alojamiento, y un sistema que incluía comisarios locales por parte de los estados y furrieles de las compañías y furriel mayor del tercio por parte del ejército, para llevar a cabo el proceso con las mejores condiciones.
En Malinas, a los soldados les saquearon la mitad de la ropa, y no hubo orden de devolvérsela o pagársela, lo cual evidencia que no siempre eran los infantes los ofensores de los paisanos. Véase la carta de Julián Romero a Orange a 22 de octubre de 1560.

[14] Julián Romero narra los retrasos que se originaron en la sustitución de las dos compañías que guardaban Damvillers, siendo su persona el castellano de la plaza, con mucha más responsabilidad que la de un simple capitán de guarnición. Debía llevarse a cabo un descargo oficial: que la gobernadora extendiese un documento en que constase que a Romero se le relevaba de su puesto, y se le liberaba de toda responsabilidad. Además, debía venir su sustituto con la gente que había de entrar a custodiar la plaza, para entregarle las llaves. Como había urgencia en la marcha, las compañías de Romero y Montalvo iniciaron la marcha a pie, y Julián Romero quedó en Damvillers con 20 soldados a caballo hasta que vino a relevarle un capitán con 60 hombres, al cual entregó formalmente la plaza. Ver cartas de Julián Romero a Guillermo de Orange, de 26 y 28 de septiembre, y 4 de octubre.

[15] Carta de Granvela al Rey, 2 de noviembre de 1560:
Solo puedo dezir que las cosas estan de manera en este punto que si el viento no sirve, y que quieran los soldados salir de los navios (los quales, como nos dixo ayer don Juan de Mendoça, pierrden la vergùença á sus cabos , por la poca gana que tienen de yr a España, teniendo ellos partîculares cartas de allá de que en llegando los hayan de despedir) por evitar el mal que succederia de sus desordenes, pues dizen que quien los despidiesse aqui yrian de buena gana à Italia a buscar sueldo, donde vernian muy a proposîto, temo que sera Madama forçada,si V. M. no scrive brevemente otra cosa de despedirlos, pues será esto ménos mal, que no alborotarse esta provincia [de Zelanda].

Este deseo de marchar a Italia de los soldados lo tenía muy claro Julián Romero en Damvillers, según indica en la carta a Guillermo de Orange de 26 de septiembre, en que expresa la necesidad de retener al barrachel y a su teniente para mantener la disciplina en las dos compañías que allí están, que como se hallan lejos y en el camino de Italia, "yrianseme muchos soldados sino pusiese grande horden y por esta causa tengo mucho que azer del barrachel y de su teniente". Y es que Orange había demandado la presencia del teniente de barrachel para dar "quatro tratos de cuerda" a un soldado que tenían preso por ladrón en Douai. Romero le indicaba al príncipe que remitiesen al soldado a Zelanda, que allí "le dare los tratos de cuerda y tan buenos seran alli como en Duay".

[16] Al menos ocho barcos - urcas y navíos - estaban en Rencayning [¿?] y Armuyden [Arnemuiden], provincia de Zelanda, desde junio, lo que hay que tener en cuenta para el coste final del transporte, que sería, sin duda, elevado.

[17] La estancia de las tropas en Betanzos también generó conflictos con la población civil, como podemos ver por la nota del documento 43777 del Catálogo de la Colección Salazar y Castro:
1561.02.23. Betanzos
Relación del alboroto que hicieron unos soldados, alojados en la ciudad de Betanzos, redactado por Pedro de Ayala, sargento mayor de las gentes de guerra de Flandes.

Este sargento mayor Pedro de Ayala tuvo una disputa en octubre de 1559 por haber prendido un soldado de la compañía de Jordan de Valdés [capitán de 160 soldados en julio de 1557] en la cual Julián Romero falló a favor del capitán. Véase el caso como ejemplo del artículo Preeminencia del Sargento Mayor sobre el Capitán

[18] Carta fechada en Roma a 7 de junio de 1561, remitida a Shers. Calendar of state papers, foreign series, of the reign of Elizabeth, 1561-1562. 
The seventeen galleys which Giovanni Di Mendoza had brought from Spain by Sicily, with the 2,500 Spaniards, who were in Flanders, sailed from Ostia this week without seeing the vessels which were doing so much mischief in that sea.

Este Giovanni - Juan de Mendoza, homónimo del maestre de campo de Flandes, era Juan de Mendoza y Carrillo, comendador de Mérida, capitán general de las galeras de España, al menos, desde 1555. y marino desde, al menos, 1545. ver Braudel, "El Mediterráneo en la época de Felipe II". 

El 17 de abril de 1561, Julián Romero se hallaba en Málaga [ver nota 20] y a finales de mayo se hallaba en la Goleta con tres compañías, habiendo sido su travesía desde Flandes por el mar de Portugal hasta Cádiz.

[19] La Antemuralla de la Monarquía. Los Tercios españoles en el Reino de Sicilia en el siglo XVI, Carlos Belloso Martín, p171.

Carlos Belloso Martín nos proporciona datos del Tercio de Sicilia en esta época: 14 compañías y 2.339 soldados en 1559, 3 compañías y 475 soldados en 1560 - el año del desastre de los Gelves - y 2.402 soldados en 13 banderas en 1561.

Aunque el libro es una historia exhaustiva de la unidad, tras los Gelves hace un salto en la historia hasta el socorro de Malta, y aunque el dato del número de soldados de esos años está recogido en una tabla, no explica como se produjo el rehinchimiento, y tampoco podemos, por tanto, tener la seguridad de que parte de las compañías de los Tercios de Mendoza y Romero que habían estado en Flandes acabarán reforzando el Tercio de Sicilia, como había pensado en primera instancia. Desde luego, parece que parte de esas compañías - sino todas - estaban en Nápoles en 1562. 

[20] Véanse las fechas y localizaciones de las cartas de Julián Romero con Guillermo de Orange, en Briefwisseling van Willem van Oranje.
Véase también Los condicionantes de la política militar norteafricana de Felipe II: estrategias, logística, campañas y sostenimiento de las plazas. De Los Gelves a la paz con el turco, tesis de Juan Laborda Barceló.

Por carta fechada en Toledo, a donde Romero había acudido a besar las manos del rey, a 23 de febrero de 1561 - fechada erróneamente en el archivo de Orange a 1562 - conocemos algunos de los detalles de la travesía de dos de las naves,  con escala en Portugal, y llegada a Cádiz, holgándose SM de que aportasen allí dichas naves con las tres compañías que traía y no en la Coruña, porque "estuviera más a mano para socorrer a la necesidad que en Italia y todas las fronteras del turco hay, el cual dicen que viene este año más pujante que nunca".

Tras la visita al Rey, partía Romero por la posta a Málaga para embarcarse en dos o tres naves con las dichas tres compañías. Romero temía que la navegación se viera estorbada por una flota de Argel que venía operando en aquellas aguas. También informaba que el rey había mandado hacer 13 nuevas compañías para meterlas en Orán - pues se temía que el rey de Argel fuera a venir sobre la plaza - así como para ser enviadas a Sicilia.

El envío de dichas tropas a la Goleta estuvo vinculado a las noticias del apresto de una armada turca que había de marchar sobre la plaza - con traición de un artillero renegado de por medio - según las informaciones obtenidas por el gobernador Alonso de la Cueva, para lo cual también se mejora las obras de fortificación de la plaza:

SM me mandaba que con tres compañías de infantería de las que de allá trajimos, me fuese a meter en la Goleta para aguardar la venida del turco.
Carta de Julián Romero a Guillermo de Orange, fechada en Málaga, a 17 de abril de 1561 [transcripción con ortografía corregida]

Por complicaciones en el estado de su pierna, Romero, que había estado en Toledo previamente, es sustituido como jefe de las tres compañías por Antonio de Peralta, pero como se demora la salida de las embarcaciones a causa del tiempo, el capitán Julián puede recobrar su salud y recuperar el mando de la misión que el rey le había encomendado.

En junio se hallaban cuatro galeras en La Goleta [v.Calendar citado en nota 18, p.143], que probablemente sean las que transportasen las tres compañías a cargo de Romero.

En carta fechada en la Goleta a 26 de agosto, Romero informa a Orange de la muerte de Antonio de Peralta, que murió con las 7 galeras que se perdieron de Sicilia, que iban a cargo de "Guimaran, un caballero de San Juan" . Este Fray Don Bernardo de Guimeran o Guimerà, caballero catalán de la orden de Malta, fue, siendo embajador de la religión, quien presentó a Felipe II en 1559 el proyecto de recuperación de Trípoli, arrebatada a los caballeros en 1551. En 1561, tras haber combatido en los Gelves, era Capitán General de las galeras de Sicilia, y en este encuentro con la armada de Dragut halló la muerte [Véase Dell'istoria della sacra religione ed illust. militia di San Giovanni Gierosolimitano, por Giacomo Bosio, parte tercera].

Por la noticia anterior y por esta, queda claro que Antonio de Peralta era uno de los capitanes que había estado con Romero en Flandes, habiendo un capitán Antonio de Peralta a cargo de 199 soldados en el tercio del maestre de campo Alonso de Cáceres en julio de 1557.
Dicho año, en que se libró la batalla de San Quintín, Julián Romero era capitán de 170 soldados en el tercio de Alonso de Navarrete, y Juan de Mendoza, capitán de 195 soldados en el tercio de Alonso de Cáceres.

El capitán Peralta murió el 24 de junio de 1561, hallándose embarcado en una de las siete galeras que el rey Felipe tenía buscando tres fustas de moros que estaban en la isla de Filicudi. Cayeron bajo 9 navíos de Dragut Rays, perdiendo la batalla tras 3 horas de lucha. En las galeras iban a bordo el obispo de Catania, y un hijo de Ruy Gomez, siendo llevados presos a los Gelves. El obispo de Catania fue liberado pagando un rescate de 10.000 coronas, aportando la mitad su diócesis.

Romero, hombre de acción, solicitó a Felipe II el traslado a otro puesto en septiembre de ese año por haberse firmado las paces con el rey de Túnez.
En carta de 20 de enero de 1562, sabemos que Romero estaba aguardando la llegada de galeras para sacar a las tropas extraordinarias de la Goleta - que también habían venido de Nápoles - pero por otro lado, esperaba que el turco apareciese para poder combatirle, que no lo "habrían tan barato como lo de los Gelves".

La compañía de Julián Romero se hallará de guarnición en Siracusa en 1565, y el propio capitán Julián será maestre de campo del Tercio de Sicilia tras la muerte de Gaspar de Robles durante la defensa de la isla otorgada como feudo del reino de Sicilia a los caballeros hospitalarios, y será Julián Romero quien conduzca el Tercio de Sicilia con 10 compañías y 1620 hombres a Flandes en 1567.

La guarnición ordinaria de la Goleta, según refería el nuevo gobernador Alonso de Pimentel en 1565, era de 780 hombres, pero estas tres compañías que acudieron con Romero son un contingente de soldados extraordinarios, presentes en el presidio por causa de la noticia de la armada turca.

[21] Por ejemplo, en febrero de 1570, se dejaban seis compañías con 623 soldados de dicho tercio. Véase La antemuralla de la monarquía... Carlos Belloso Martín, p114.

[22] En esta parte final del artículo, usaré la documentación recogida por María del Carmen Calero Palacios, en su obra “Aportación documental en torno al naufragio de la Armada Española en La Herradura (Almuñécar)”.

Por una carta publicada por Calero Palacios, sabemos que en La Goleta se pasó muestra a las cuatro compañías de Nápoles y las tres que vinieron de Flandes, y se halló que el número de soldados era de 1.466 soldados.
p. 148. Relación del viaje que Don Juan de Mendoza hizo a la Goleta y citas referentes al recorrido

El virrey de Nápoles informaba a 6 de junio de 1562 en carta al rey Felipe II [p.149 de la obra mencionada] que si se sacaba de La Goleta toda la gente extraordinaria, faltarían 300 soldados para el cumplimiento de la fuerza ordinaria que solía haber en la plaza, y recomendaba que esos trescientos soldados que debían quedarse, "sería a proposito que quedesan de los de Flandes, porque a los d'este reyno les di la palabra de sacarlos quando alli fueron".

Finalmente, Juan Andrea Doria embarcó en La Goleta 8 compañías con 1.283 soldados y los llevó a Nápoles, donde quedaron sin embarcarse en las galeras de Mendoza
p.196. Relación del número de infantería española que tienen las compañías del Reino de Nápoles y la que embarcó en las galeras de D.Juan de Mendonza, octubre 1562

[23] p.186 Relación de la infantería embarcada en las galeras de D.Juan de Mendoza hasta el 26 de julio y p.196. Relación del número de infantería española que tienen las compañías del Reino de Nápoles y la que embarcó en las galeras de D.Juan de Mendonza, octubre 1562

En dichas relaciones aparecen dos nombres de capitanes coincidentes con capitanes que se hallaban en Francia en 1557, en el tercio de Alonso de Navarrete que luchó en San Quintín, y un tercer capitán con apellidos idénticos, en una época - véase el caso de la jornada de los Gelves de 1560 - en que era normal que los capitanes nombrasen alféreces a sus hermanos, siendo los alféreces quienes normalmente le sucederían en su compañía.

Estos capitanes de 1557 eran Juan Pérez Palomino, don Francisco Çapata y Jordan de Valdés. Y los que se embarcaban en Nápoles en 1562 eran los ya mencionados Zapata y Valdés [Juan o Jordan] y un Rodrigo Pérez Palomino. Con el capitán Jordán de Valdés mantuvo una disputa el sargento mayor Pedro de Ayala en 1559 [véase nota 17].

Estos apuntes, aunque puedan parecerle al lector algo reiterativos, y aún farragosos, son muy necesarios para poder confirmar la continuidad de las unidades en servicio, en este caso, las compañías encarnadas en las personas de sus capitanes.

Es necesario mantener cautela por la cuestión de la homonimia: en el caso mencionado de Los Gelves aparecen dos capitanes Lope de Figueroa.

[24] En la obra, Moyano menciona a dos capitanes, Rodrigo Pérez [Palomino] y [Antonio de] Texeda, que armados, impidieron en sus embarcaciones el abandono por parte de los galeotes que pretendían salvar la vida.

Sabemos que salvó la vida el capitán Martín de Eraso, pues él mismo escribe una carta sobre el suceso - publicada en el CoDoIn, 50 - y que él mismo menciona la muerte de Prestines y Aponte.

La lista de las trece compañías embarcadas es la siguiente [nombre de capitán, número de soldados según relación de Juan de Mendoza de 26 de julio de 1562 /( nº de soldados según relación de infantería del Reino de Nápoles, de octubre de 1562)]:

D. Francisco Çapata 125/ (143)
Sancho de Prestines 162/ (175)
Sancho de Cabrera 147/ (155)
Rodrigo Pérez Palomino 145/ (167)
Juan de Valdés 132/ (Jordán de Valdés 147)
Francisco de Silvestre 178/ (185)
Antonio de Texeda 184/ (188)
Hernando de Calabaçanes 154/ (174)
Diego de Aponte 201/ (197)
Martín de Eraso 177/ (200)
Luis de Barrientos 90
D. Juan de Figueroa 95
Trespuentes 37

Que son en todos mil ochoçientos y treynta y seis soldados, los mil çiento ochenta y tres arcabuzeros y los seisçientos y çincuenta y tres corsaleste

Aunque a mí la suma me resulta 1827 soldados, y no 1836.

De las compañías de Luis de Barrientos, D.Juan de Figueroa y Trespuentes, se puede deducir - confrontando las dos relaciones - que se embarcaron cierto número de soldados en las galeras, pero que las compañías, con sus capitanes, quedaron en Nápoles. La relación de octubre de la infantería que se halla en Nápoles indica:

Trespuentes 165
Luis de Barrientos 193
Juan de Figueroa 214

Dando las otras diez compañías como embarcadas en las galeras a cargo de Juan de Mendoza. Y la carta de Martín de Eraso habla "de la gente que vino sin capitán de Ñapóles".

[25] Relación de Martín de Figueroa de como naufragaron las galeras de don Juan de Mendoza en La Herradura, obra citada, p.200

Artículo publicado el 31 de agosto de 2015. Corregido y ampliado el 14 de septiembre de 2015
Publicar un comentario en la entrada