Conviene sea el soldado mancebo

No seáis mal pensados, que mancebo era para referirse a ser persona joven. Nada que ver con la escena de la ducha de la fuga de Alcatraz, donde Clint Eastwood es requerido por un compañero de condena con la pregunta ¿quieres ser mi mancebo? La intención en este caso era eminentemente afectiva.

Amén de jóvenes, se esperaba que los reclutas no se casaran. Leyendo acerca de Sancho de Ávila, encontré esta referencia acerca de la tropa que guardaba el castillo de Amberes, que incluyo a colación de lo anterior:
Los soldados que serian necesarios para la guardia ordinaria de la ciudadela de Amberes, según su grandeza,baluartes, cortinas, surtidas y puertas, como V. M. estará informado, serian ochocientos soldados por lo menos. Los que al presente hay por la última muestra qué se tomó á los 25 de marzo deste año de 1576 no son mas de trescientos y cuarenta y cuatro soldados, y en estos hay unagran parte de viejos y estropiados, que por ser de poco servicio se han retirado á servir en esta ciudadela [...] En la gente que al presente hay en la cibdadela hay muchos soldados y artilleros y alabarderos casados, que tienen muger é hijos y algunos criados y criadas de servicio, que entre todos, por el libro de confesiones de la parroquia de la cibdadela , se halla mas que novecientos confesados demás de las criaturas que hay que no son de edad de confesion, y ansí seria necesario hacer provisión de bastimentos para mill personas, y si mas gente se metiese en la dicha cibdadela para tanto mas se debria hacer la dicha provisión.

Y luego hace una relación valorada, principalmente de comida, pero también vino, cerveza, cera [velas], leña, olios de arder [aceite para lámparas] que incluye en la caja principal. Dinero del que no dispone, pero del cúal prevé su gasto y solicita aportación al Comendador Mayor, don Luis de Requesens, Gobernador y Capitán General:

[Relación valorada de] Las vituallas que se habrían de poner en poder del tenedor de los bastimentos de la cibdadela para la provisión della para mill personas para seis meses, y lo quepodrían costar para ochenta días de pescado

¿Cómo tenemos el pescado, reina?
¡Buenísimo!
¿Y qué esperas? No te va a decir que preferiría antes comer el contenido del tracto digestivo de una zarigüeya atropellada hace tres días...

Puede que sea este caso una excepción - por ser una guarnición, por ser Amberes, o por ser Amberes plaza muy apretada - y que no se incluya por lo general a las esposas, hijos y criados en la lista de la compra, pero pagase o no el ejército [entiendo que se adquirirían los productos y se detraería de la paga del soldado, y aquí cada cual lo que pueda mantener] el disponer de bastimentos para esta "cola" sí que parece ser obligación del castellano, con lo cual, los problemas se multiplican, en tanto pasamos de las 344 bocas a las 1000. Es normal entonces que se prefiriesen soldados solteros, sin niños y si puede ser, que comieran poco.
Publicar un comentario