Motes de las unidades

Los Tercios en Flandes solían conocerse bien por su origen [de Sicilia] o bien por el nombre de sus mandos [de Bobadilla] pero también tenían motes o malos nombres para identificarlos.

Alonso Vázquez recoge unos cuantos ejemplos que incluyo aquí a modo anecdótico como simple curiosidad [lo entrecomillado es del original]:

Tercio de Luis de Queralt, llamado Tercio de los Papagayos o Tercio de Valones de España

Eran soldados catalanes y "los demás españoles que habia en Flandes llamaron á este tercio el del Papagayo, porque como procuraban hablar la lengua castellana, habiendo de vivir éntre los demás, y la pronunciaban mal, les pusieron este nombre". Lo de Valones de España lo bautizaron así los naturales de la tierra, por ver que hablaban una lengua distinta del español.

Tercio de Bobadilla, llamado el de los Colmeneros
"por que como poco pláticos, no supieron á los principios valerse en los trabajos de la guerra, como los soldados viejos que iban á correr y á buscar como ellos dicen la vida para sustentarla ; y así, por no aventurarla, algunos iban á castrar las colmenas que hallaban en los cuarteles"

Tercio de Lombardía o de Cristóbal de Mondragón, llamado el de los Vivanderos o el de los Sacristanes
"le llamaban el de los Vivanderos, como gente que sabia vivir y granjear, de manera que pocos ó ningunos dellos pasaban necesidades, y porque se vestian de algunas sayas de labradoras que hallaban en los casares , y como todas son de paño negro , y en los soldados particularmente en la guerra les parece mejor las plumas, galas y el vestido de color que no el negro y de paño, les llamaban también los Sacristanes"

Tercio de Sicilia o de Pedro de Paz, mal llamado de los Almidonados o Pretendientes
"el de los Almidonados y también el de los Pretendientes , porque como Alexandro les favoreció con llamarle el tercio de las Victorias, cuando en el año de 1583 le dieron tantas en un verano rompiendo al Marichal Biron en Rosendal , y ganado tantas plazas como ya dejo escrito, les comenzó á hacer muchas honras y á darles ventajas, y los soldados, engolosinados dellas, no cesaban de pedir é importunar, que esto tienen cuando les comienzan á abrir las puertas de las mercedes ; y para ir á pretenderlas á la corte de Alexandro, como habian de parecer en su presencia, se ponian muy galanos y almidonaban los cuellos, y de aquí les vino el nombre de Almidonados y Pretendientes".

Tercio de Manrique, llamado el de la zarabanda [o sarabanda]
"y porque en aquellos Estados pocas veces acostumbran los españoles entre ellos, si no es con damas y mujeres flamencas ejercitar el bailar ni danzar, cosa aborrecida en la guerra, llamaron al tercio que llevó Don Antonio Manrique , el de la Zarabanda , baile que no lo habían visto en aquellos Estados".

Tercio de Iñíguez o de los Cañutos

Al tercio del Maestre de campo Agustin Iñiguez le llamaron el de los Cañutos, porque habiendo estado en las jornadas de Portugal é Islas Terceras , ponian de noche las cuerdas encendidas en unos cañutos de caña porque los enemigos no las vieran, y como después pasaron á Flandes con el tercio dé la Liga, que era el de D. Lope de Figueroa, hubo muchos soldados que llevaban los cañutos para el mismo efecto, y como en Flandes no se usan , lo riyeron algunos soldados viejos, bien fuera de razón , y les pusieron este nombre, menos de risa que á otros

Tercio de Zúñiga, mal llamado el del Ducatón
"le pusieron el del Ducaton, porque desde que se levantó en España hasta que llegó á los Estados de Flandes no recibieron más dineros ni pagas que un Ducaton, que vale diez reales, que les dieron en el Estado de Milán, y llegaron muy pobres y necesitados con un tan corto socorro y lastimábanse mucho desto , y contábanlo á los soldados viejos muchas veces , y algunos dellos lo confirmaron con nombre del tercio del Ducaton".

·
Publicar un comentario