Tropas llevadas a Flandes por vía marítima [1568]

Generalmente, fueron llegando a los Países Bajos los Tercios españoles por vía terrestre, por el denominado Camino Español, que partiendo de Lombardía, y cruzando territorios en principio no hostiles, arribaba al vasallo ducado de Luxemburgo, al cabo de unos 50 días de caminata, cruce de los puertos de los Alpes incluido.El porqué no se enviaban por mar desde España, tenía una doble explicación:

Soldados viejos de los presidios de Italia
Por un lado, se intentaba que los soldados que llegasen a los Países Bajos no fueran bisoños, o novatos, y que si no tuvieran experiencia en el combatir, por lo menos si en el marchar, en el manejo de las armas, en el saber escuadronar y en saber estar como soldados, cosa que no podía esperarse de alguien que hubiera acudido a la llamada del tambor de reclutamiento hacía pocos meses, o semanas.Para ello se sacaban los soldados viejos de las compañías de los Tercios que guarnicionaban los presidios de las posesiones italianas [Lombardía, Nápoles, Sicilia y Cerdeña] y se enviaban a los Países Bajos, siendo sustituidos en las fortalezas italianas por soldados nuevos o bisoños.La filosofía se resumía en esta instrucción del duque de Alba de abril de 1568, que aunque referida a las propias guarniciones de Flandes, es extrapolable al caso italiano:
ítem se ordena á los capitanes ordinarios de infantería de las fronteras, que crezcan sus compañías de otro tanto número, que son de 3,200 hombres para, en caso de necesidad,sacar los viejos en campaña, dejando los bisónos en las plazas.

Más segura es la tierra firme, que la más tranquila de las mares.
Y es que lo antes apuntado, era algo ideal, un sistema que se inauguró con los casi 9000 soldados que en 4 tercios llevara por vez primera el Duque de Alba en 1567, pero siempre hubo casos en que los soldados nuevos se enviaban a Flandes vía Milán [desembarcando en la aliada Génova] sin estar uno o dos años presidiando alguna de las villas y ciudadelas que el rey tenía en Italia.El motivo de esto era simple: el Canal de la Mancha por donde se había de pasar camino a los puertos flamencos no fue un mar tranquilo desde 1568. Ingleses, rebeldes flamencos y hugonotes franceses apresaban los barcos españoles, que amén de hombres, llevaban dinero en pasta, o en moneda acuñada para el mantenimiento del Ejército de Flandes.Así pues, lo habitual fue llevar las tropas por la vía terrestre indicada antes que por mar.
No obstante, por dar satisfacción al título de la entrada, daremos ejemplo de una de las veces que se acudió a Flandes por mar.

Breve noticia epistolar del refuerzo que por mar llegó a los Estados de Flandes en el año de 1568
Habiendo llegado a 15 de agosto el duque de Alba con los cuatro tercios de españoles [Lombardía, Nápoles, Sicilia y Cedeña], 8700 infantes y 1200 caballos, comenzaba ya a demandar el Capitán General refuerzos al rey Felipe II.

Los pedía aprovechando la visita programada del rey que nunca llegó a producirse, para que los que le hiciesen la escolta quedasen a servir como soldados en los Países Bajos:
Copia de carta descifrada del duque de Alba á Su Mgd. De Luxemburg á 8 de agosto 1567.Bien creo que se ha de disminuir mucho de cada dia esta infantería , porque como no haya gente y el vivir es tan caro, todos los que pudieren se han de volver á Italia: si con la armada de V. Md se pudiesen traer dos mill para rehacer estas banderas, tengo seria cosa muy conveniente, y siendo V. Md. servido yo enviaré de acá las personas que los levanten que traigo hombres en quien será muy bien empleado.

El rey se hacía conocedor de la demanda del duque de Alba:
Copia de puntos de cartas del duque de Alba á su Maj. de 30 de agosto y 18 de septiembre de 1567.En otra Carta de 30 de agosto pide el duque que su Md mande enviar en las primeras naves que partieren dos mil españoles bisoños para rehacer los que llevó, que muchos dellos se le habían vuelto á Italia y muerto otros.

Y pretendía satisfacerla, pero no al tiempo que deseara el duque, sino cuando le pareciera a su real majestad, y siempre con la premisa de que había de acudir a Flandes, y las dichas tropas le harían la escolta:
Copia de minuta de carta del rey al duque de Alba. De Pinto a 16 de 8.bre, cerrada en el Escorial á 31 del mismo de 1567.
Y en lo de los dos mill españoles bisónos que me enviastes á pedir en otra carta de 30de agosto, aunque es así que por las razones que decís serian de mucho provecho para hacer las compañías desos tercios, no he mandado que se levanten por haberme parecido que con el buen suceso de lo de hasta agora os podréis bien entretener con la gente que hasta agora tenéis , hasta que, placiendo á Dios, yo vaya.... (1) Estados, que entonces se podrán llevar en mi acompañamiento los dichos dos mil infantes, y se cumplirá con ellos lo uno y lo otro.

Pasaba el tiempo, y la demanda de más soldados del duque de Alba quedaba insatisfecha, pero hallaba aliados que indirectamente reclamaban cumplimentar el cupo de 8-9 mil españoles que se pretendía:
Copia de carta autógrafa de Gaspar de Robles á Su M} De Bruselas á 6 de enero de 1568.teniendo cuenta de que el número de la gente de guerra española no sea menos del que ha de ser.

Y el duque, aunque conocía los problemas económicos, insistía en lo de que le fueran enviadas tropas, y de paso, proponía como capitanes de estos, a gente de su casa: gentiles hombres y entretenidos, para que fueran enviados desde Flandes a España donde realizar la recluta o leva de tropas:
Capítulos de carta descifrada del duque de Alba á Su Md. De Bruselas á 6 de enero 1568.Yo holgara harto de no acrescentar á V. M.d gasto en levantar gente de nuevo, pero temo mucho que en viniendo el buen tiempo se me ha de ir mucha gente desta infantería, y también en los castillos que se ha de poner guarnición de españoles, destos viejos pienso que querrán encerrarse muy pocos; por esto será necesario que V. M. mande traer consigo hasta dos mill ó dos mil y quinientos, porque de los que vinieren la metad quedarán de servicio, y para levantarlos enviaré de los buenos soldados que aquí tengo, que serán hombres para servir , y ojalá fuesen tales todos los que me quedan.

Y el rey acabó por avenirse a la propuesta de Alba, tanto en lo de llevar el número de tropas demandadas, como a que estas fueron gobernadas por los capitanes que había de remitirle:
Copia de minuta de carta del rey al duque de Alba, De Madrid á 6 de hebrero 1568.
Visto lo que en estas y otras cartas de antes me representáis de la necesidad que hay de reforzar con gente nueva el tercio de los españoles que al presente residen en esos Estados, y conformándome con; vro. recuerdo y parescer, he acordado se levante hasta dos mill y quinientos hombres que servirán tambien de ir en mi acompañiento ; y pues decís que tenéis allá personas suficientes para hacer y conducir esta gente, será bien que las hagáis venir luego aquí, que llegadas acá se les darán sus conductas, y la instrucción y órden que han de tener en hacer la dha. gente, porque hasta que lleguen no se dará conducta á nadie ni se tocará atambor en ninguna parte, ni aun se entenderá mi determinación,

Y autorizado por el rey - aunque lo más probable sin tener conocimiento de ello, dadas las fechas de la correspondencia - envió Alba a la Corte a las personas a las que se había de hacer merced, dándoles patente de capitán, y conducta para ejecutar las levas, promocionándolos a costa de otros:
Capítulos de carta descifrada del duque de Alba á Su Md. De Bruselas á 10 de hebrero de 1568
me ha parescido enviar en la mesma nao doce capitanes que son de los que estaban entretenidos cerca de mi persona para este efecto, y venidos estos pienso meter estas banderas entre estas otras, y reformar algunos de los capitanes mozos, y desta manera se comenzará luego á poner la orden que conviene conforme á toque V. M.d me tiene mandado, y no haciéndose esto en ninguna manera podría entrar á poner esta infantería en orden hasta tener capitanes de quien me poder fiar , los cuales aunque no viniesen sino con cada cincuenta soldados con nombre de capitanes, convenia al servicio de V. M.d hacerse así.

El rey quedó aguardando la llegada de los dichos caballeros, con propósito de no mover mano en el negocio hasta la llegada de los mismos:
Copia de minuta de carta del rey al duque de Alba. De Madrid de 31 de marzo de 1568
,y en llegando los [doce] capitanes mandaré que se les den sus conductas y recaudo necesario para la leva de la gente, que hasta agora no se tiene aviso que la dha. nave haya tomado puerto en España.

Que acabaron llegando, y satisfacieron al rey:
Copia de las cartas que S.M. escribió al duque de Alba, siendo gobernador de Flándes. Madrid 12 de abril de 1568
Mucho me han contentado los capitanes que habéis elegido para la gente que se os ha de llevar, y así mandaré que se les den sus conductas en viniendo aquí, que ya no pueden tardar, y el recaudo y orden necesaria para que se haga y conduzga, la gente lo mas presto que ser pudiere.

Las tropas [2747 hombres según Parker] se levantaron en 12 compañías, que fueron partiendo ¿desde Madrid? a Laredo, poco a poco. Primero cuatro, que se embarcaron al llegar a puerto, que habían de ser seguidas por las ocho restantes.
Copia de minuta de carta del rey al duque de Alba. De Madrid á 16 de agosto 1568.
De Laredo mescriben que á los 28 de julio quedaban embarcadas las cuatro compañías, de manera que si les ha servido el tiempo, es verisímil que las terneis ya allá. A las otras ocho he mandado que asimesmo caminen, y el comisario está con ellas dándoles prisa. Hay en el puerto buen recaudo de vituallas y la embarcación estará presta para mediado septiembre y aun antes según escriben, y llevarán orden de se hacer á la vela en teniendo tiempo, habiéndome parescido que era bien enviaros esta gente para rehacer los tercios y disponerla en la forma que vos allá viéredes que conviene.

Aunque el rey, eso sí, no se satisfacía con la palabra dada por el duque de la escasez de tropas, y necesitaba conocer con precisión su número:
El prior D.° Antonio me mostró la relación que le enviastes de toda la gente de guerra que se entretiene en ese ejército y plazas donde hay presidio, y de la manera que la dejaste: que holgué de verla, aunque no viene especificado el número de soldados que tiene cada compañía de todas naciones, que será bien lo enviéis para saberlo al justo, así de infantes como de caballos.

Llegaron las primeras cuatro compañías a Flandes, y a Alba no le satisfacía su escaso número:
Copia de carta descifrada del duque de Alba á Su Mj. De Bolduch a 22 de agosto 1568.
Después de escripta esta ha llegado el comisario que trae las listas de las cuatro compañías que vienen de España, y dice que la una nao quedaba ya en el puerto y las otras entrarían otro día. Traen tan poca gente que no pasan de quinientos hombres , los cuales hago meter en el castillo de Anvers. Suplico á V. M.d sea servido mandar que se dé priesa á las demás que no vendrán á mal tiempo.

Las otras aún debían llegar al puerto de embarque, y llegando debían embarcarse:
Copia de minuta de carta de Zayas al duque de Alba. 4 de 7bre 1568.
Erasso tuvo una carta con el último correo, en que le avisan que eran ya llegadas las cuatro compañías de españoles, de que nos habemos holgado todos, porque todavía aunque bisoñes taparán su agujero mejor que alemanes pláticos. Las ocho van marchando derechas á Santander, donde se hace cuenta que llegarán á los 10 ó 12 del presente, y tienen orden de se ir embarcando como fueren llegando, y todos los capitanes escriben que la gente es muy buena.

Copia de minuta de carta del rey al duque de Alba. Del Escorial á 15 de 7.bre de 1568A
unque hayan sido tan pocos como decís los soldados que iban en las cuatro compañías, huelgo que hayan llegado á tiempo que pudiesen quedar en lugar de los alemanes del conde Alberico que sacastes de Anvers. Las ocho compañías deben estar ya á la lengua del agua y por ventura embarcadas, porque se les ha dado la priesa posible.

Y ni tan siquiera venían las ocho compañías juntas, por lo que se envió primero a las tres que habían llegado, y el resto se envió más tarde.

Copia de minuta de despacho del rey al duque de Alba. De Madrid á 24 de 7bre 1568.
Tengo aviso de Juan de Peñalosa que á los nueve deste mes empezaron á llegar las banderas á Santander, y las tres se habían de embarcar luego en dos naves que estaban prestas para ello y aviarse sin esperar á las otras cinco, á las cuales se ha dado y da mucha prisa para que caminen y se embarquen y hagan su viaje antes que entre el invierno.Y así creo que por todo este mes acabarán de salir todas, y sirviéndoles el tiempo las teméis allá libremente; que por lo que importa que lo sepáis, os he querido avisar dello.Estando todas juntas a mediados de octubre en Flandes; casi todas.

Copia de carta descifrada del duque de Alba á Su Md De Lovaina á 23 de octubre 1568,
Las naos con la gente han llegado todas á salvamento excepto la de Vala de Rey que corrió temporal y vino á parar á Aure de Gracia, casi abierta. Salvose la gente y el dinero, como D." Francés lo debe escribir á V. M.d. He enviado comisario para que la traiga á ella, y á las demásmeteré en el castillo de Anvers, porque con esta gente estaré asegurado de la ciudadela y de la villa.(1)


Conclusiones
Amén de lo apuntado anteriormente, vemos que las tropas recibidas pasan a guarnicionar en gran parte, el castillo de Amberes, cumpliéndose así la filosofía antes apuntada de que era buena escuela el presidiar alguna plaza fuerte, antes de entrar a combatir en campaña, siendo tenido estar de guarnición en menoscabo por los soldados viejos, como puede apreciarse por una de las cartas de Alba.Vemos por otro lado como se satisfacían a enorme velocidad las demandas realizadas por el Duque de Alba: desde las peticiones de agosto de 1567 [quizás muy precipitadas pues acababan de llegar] hasta que acaban de llegar los 2500 hombres pedidos, en octubre de 1568, pasa más de un año entero.Era normal entonces que Alba enviase los capitanes a la corte sin aguardar respuesta del rey, para agilizar el trámite, pues conocedor de la burocracia de la corte y de los problemas logísticos [leva, desplazamiento, embarque y traslado] eliminar los farragosos pasos intermedios, era algo imprescindible si quería disponer de las tropas antes de fin de ese año.

Cronología del refuerzo de 2500 infantes que a Flandes acudió por mar el año de 1568
agosto de 1567: primeras peticiones de Alba
septiembre de 1567: estudia el rey las peticiones
octubre de 1567: se aviene a ellas
enero de 1568: recordatorio al rey de la promesa de los 2500 soldados
febrero de 1568: acuerdo del rey en las levas encomendadas en las personas de los 12 capitanes propuestos por Alba.
febrero de 1568: envio de los capitanes desde los Países Bajos
abril de 1568: llegada de los 12 capitanes a la Corte
julio de 1568: embarque de las primeras cuatro compañías en Laredo
agosto de 1568: llegada de las primeras cuatro compañías a los Países Bajos
septiembre de 1568: marcha del resto de compañías hasta Santander - Laredo
octubre de 1568: llegada de las ocho compañías restantes a los Países Bajos

Bibliografía: Colección de Documentos Inéditos para la Historia de España. V.37. Correspondencia entre el rey, el duque de Alba y otros personajes. Años de 1567-1568
Publicar un comentario en la entrada