Artículos de servicio del soldado alemán del siglo XVI

En el Briff* o Vestalig de alemanes altos [Artículos de lo que han de guardar, jurar y observar la infantería alemana que ha de servir a su majestad] se recogía entre otros, esta serie de artículos que me llamaron la atención:

Establecía una indemnización por despido:
1. [...] pero si en caso que se despidieran antes de los seis meses, por no haberlos menester en su servicio, les será dado medio mes de sueldo de la buena andada para volver á sus casas
No llega a los 45 días por año, pero para estar en 1572, es bastante proteccionista. Ya quisieran algunos tres siglos más tarde un "convenio" tan proteccionista...

Alertaba contra las violaciones:
6. ítem, que ningún soldado sea osado hacer mal ni agravio á ningún clérigo, fraile, monjas ni beatas, ni forzar doncellasni preñadas, ni mujeres recien paridas, ni á viudas, so penade la vida, sin que se le tenga misericordia.

Pero no dice nada de las casadas que no estuvieran en situación de preñez o que hubieran dejado el parto atrás en el tiempo... De todas maneras, las violencias de los soldados contra la población civil estaban al orden del día por las tropas de los ejércitos de la época

Incluía el Briff reglamentaciones del tipo religioso, tan del gusto de piadoso rey como era Felipe II:
7. [...] y que en ninguna manera no se disputen sobre la fe cristiana, so pena de castigo de sus personas.

Y establecía sueldos, y fechas de pagas, pero si estas se atrasaban:
8. [...] y si en caso el dinero se tardare diez y seis dias más, y no estuviere pronto, tendrán paciencia, y no por esto dejarán de hacer sus guardias ni otras cosas que se les ordenare, tocante al servicio de S. M., como conviene á buenos y honrados soldados.

No había que saquear las villas rendidas por pacto:
9. ítem, que si alguna villa, castillo o fortaleza se rindieren por acuerdo, que ninguno sea osado á entrar en ella ni saquear ni hacer contra ella, ni tratar sin noticia, sabiduría y licencia del Coronel o de quien tuviere orden suya para ello

Y prevenía igualmente contra los saqueos a destiempo, aunque fueran legítimos: primero vencer en la batalla, que después habría tiempo para el pillaje:
10 ítem, cuando se diere alguna batalla ó asalto, que ninguno sea osado de tomar prisionero ni saquear, ni se detenga á desbalijar muertos, si no fuere en caso que la batalla ó la plaza de armas sea ganada y todo quitado, y en todo este tiempo se esté en su buena orden como conviene, so pena de castigo en su persona.

Y tenía en cuenta las obligaciones del soldado respecto de su equipamiento:
13 Ítem, que cada uno esté vigilante de tener y traer á su lado buenas armas , y que haya de tener mucha cuenta con ellas, para cuando se ofreciere ocasión de pelear con el enemigo, se pueda defender de ellos , y si en caso se le hallare que no las tenga, como dicho es, pueda el Comisario de muestras bajarle su plaza y sueldo, y su Capitán castigarle.

Y por si no quedaba claro lo anterior, especificaba:
14 ítem , que cada arcabucero haya de tener su arcabuz muy limpio y bien aderezado y sus frascos con pólvora y balas y mecha, todo muy bien en orden, y si en caso se hallare alguno que no tenga lo dicho y que no sepa pelear con sus armas contra los enemigos, haya de ser castigado en su persona.

Y animaba a la justicia sumarísima en caso de deserción flagrante:
15 ítem, si en caso hubiere uno ó más que en batallas , escaramuzas ó en otra cualquiera ocasión se pusiere ó quisiere huir, que el que más cerca del estuviere, le pueda dar y matar, y que el que lo hiciere no caerá en pena

Y advertía sobre los duelos, sin castigarlos, para que se hicieran en buena ley:
19 ítem, que ninguno sea osado, el uno con el otro, cuando fueren á reñir con armas invertidas ó prohibidas, como son pistolete ó espadas largas , so pena de ser castigado en su persona, sino que haya de reñir con espada ordinaria que trujere á su lado.

Y que se aplazarán los duelos para mejores ocasiones, por no
20.[...] que no haya de tener rencilla de palabra ni de obra, marchando,

Avisaba a los desertores:
21.[...] y el que se fuere sin la dicha licencia, que en la parte donde estuviere y le alcanzaren y prendieron, sea desbalijado y castigado en la persona y vida

Reconocía que las penas y fatigas habían de ser recompensadas:
24 ítem, que si en caso, por orden de S. M., su Coronel metiere algunos soldados, escuadras ó compañías en alguna guarnición, en ciudad, villa, lugar ó castillo, fortalezas ó fuertes, como se ofreciere, y si en caso fueren cercados de los enemigos y les dieren uno ó más asaltos, que S. M. hade dalleí« más de lo que se les diere de sueldo.

Avisaba a los ludópatas:
31 ítem, que ninguno sea osado á jugar más que el dinero que tuviere de contado; y si en caso jugasen unos con otros sobre su palabra señalando, no hayan de ser atenidos á más de pagar lo que alcanzare su paga, aunque la deuda sea más.

Advertía de nuevo contra el pillaje:
41 ítem, que ninguno sea osado, estando con extranjeros, ó estando en países extranjeros marchando, ó estando en el campo, no hayan de tomarles nada por fuerza, sin primero pagarles lo que les tomaren, ni por ello hacerles daño ni displacer

Reglamentaba el botín: al César lo que es del César:
48 ítem, que todo lo que en una batalla, asalto ó fuerte, fuere tomada alguna presa á los enemigos, que todo lo que se tomare ha de quedar en beneficio, conforme á la razón y orden militar, lo que le tocare á cada uno, si no fuere en caso que sea artillería, arcabuces, armas, pólvora, cuerda, plomo, tablas y lo que fuere á beneficio, y tocante alas casas, y en donde hubiere casas de municiones y vituallas en la villa, que esto no lo hayan de tocar ni hacer daño en ellas; y asimismo todo lo tocante á los pertrechos, ala artillería, y todo lo cual ha de tener en sus manos y poder el Capitán general; pero se entiende que todo lo que se hallare fuera de las dichas casas de munición y vituallas, en casas de burgueses y otras en donde se hubiere hecho la provisión de ellos y mercadurías se hubiere tomado al enemigo, haya de tener cada uno lo que tomare á botín, y que lo hayan y puedan vender todo lo que hallaren y tomaren libremente en el campo, y no fuera del, y que lo hayan de vender por un razonable y justo precio.

Y establecía un distintivo [el color rojo de la casa de Borgoña] para que los soldados se distinguiesen, al no existir todavía uniformes:
54 ítem, que asimismo haya de tener cada soldado una cruz en sus vestidos, roja, y encima de sus armas una banda roja, y los que no lo hicieren serán tenidos por extranjeros , y por no soldados del ejército y del regimiento.

Reconocía los derechos de las parejas de hecho, a recibir "la paga de los muertos", el sueldo atrasado que el difunto no tuvo tiempo a disfrutar:
63 ítem, que si algún soldado tuviere alguna amiga consigo y tuviere hijos de ella ó fuere preñada, y habiéndose muerto él, haya de quedar el dicho hijo ó hija ó ella heredera de todo lo que se hallare consigo en la guerra, y su sueldo corrido, en caso que no tuviese el dicho difunto en su tierra mujer é hijos.

*Por lo que entiendo el Briff, se refería a los artículos que reglamentaban el servicio de los regimientos valones, y el Vestalig era su equivalente alemán.
Publicar un comentario en la entrada